Calles de Juigalpa

Aguas servidas en las calles de Juigalpa generan disgustos

Pese a la vulnerabilidad de ser víctimas de un brote endémico estimulado por las aguas servidas que emanan de un manjol ubicado en la esquina de la empresa Diresa, trabajadores de diferentes negocios levantaron la voz ante el poco interés que tienen las autoridades de salud de solucionar el problema y aplicarle la ley al contaminador.

“Ya no aguantamos esta situación, hemos interpuesto denuncia y hasta hoy ninguna autoridad ha mostrado interés por frenar esta contaminación”, dijo a Noticentro el señor Jader Vargas, propietario de repuestos de Motocicletas “El Chontaleño”.

Harvelin Adolfo Delgado, trabajador de Diresa expresó su malestar porque el hedor que emanan las aguas servidas no les permiten ni realizar sus labores con tranquilidad, mucho menos disfrutar de sus alimentos al mediodía. Asimismo, los clientes producto de ese problema de salud pública se retiraron y el negocio se tambalea.

Los afectados con recurrieron ante el Ministerio de Salud, ahí les recepcionaron la denuncia y como a los tres día llegó un inspector sanitario, Javier Galo (que en paz descansa) y un funcionario de la Unidad Ambiental Municipal (UAM), pero sólo hicieron el trabajo de campo, posterior, regresaron a sus oficinas y hasta la fecha no dan respuesta.

Frente a Diresa, Repuestos de Motocicletas “El Chontaleño” y Radio Centro, se ve pasar el excremento que luego cae en un cause que está en la esquina de gasolinera Uno-Petrol y de ahí, pasa director al Rio Mayales hasta llegar al gran Lago de Nicaragua, de donde los habitantes de Juigalpa se abastecen del agua potable.

De acuerdo a los denunciantes, las aguas servidas sospechan son de los sumideros del Restaurantes Caracoles Negros. Su administrador en reiteradas ocasiones ha negado que la contaminación salga de su negocio, es más, se declaró víctima de ese problema.

Fuente: http://www.radiocentro870am.com

Qué opinas? Deja un comentario.