Orteguistas destruyen estatua en honor al Comandante 3-80 en Waslala

Veintiocho años después del fin de la guerra civil entre sandinistas y la Contra, la destrucción de una estatua en homenaje a Enrique Bermúdez, conocido como Comandante 3-80, es motivo de discordia entre los simpatizantes del actual gobierno sandinista y los opositores en la lejana comunidad de Waslala, ubicada en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN).

El monumento a Bermúdez, máximo líder de la Contra en los años ochenta, se encontraba ubicado en la entrada del municipio. Fue destruido la madrugada de este martes, cuatro días después que el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tomó posesión de la Alcaldía de ese municipio, informaron fuentes políticas.

El Comandante 3-80 era el seudónimo de Bermúdez. Antes de la guerra con el FSLN fue coronel de la Guardia Nacional durante la dictadura somocista. Fue asesinado el 16 de febrero de 1991, en uno de los grandes crímenes políticos de la Nicaragua posrevolucionaria.

Waslala fue bastión de los miembros de la Contra que dirigía Bermúdez en la guerra civil de los años ochenta. En los años noventa, la Contra se desarmó cuando llegó al poder Violeta Barrios de Chamorro. Entre el 2000 y el 2001, los desmovilizados de ese ejército fundaron una colonia en la entrada de Waslala que llamaron precisamente Comandante 3-80.

Última obra de opositor

El monumento en homenaje al líder Contra fue la última obra del alcalde saliente Luis Ramírez, quien pertenece al partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Ramírez entregó la administración de la Alcaldía el pasado 19 de enero al nuevo alcalde sandinista German Vargas. El ahora exalcalde manifestó que los pobladores, que viven cerca de donde estaba el monumento, vieron llegar una camioneta de la Alcaldía, de donde se bajaron los hombres que destruyeron el monumento.

“La gente está molesta, está violenta. Lo que dice la gente del campo es que a Daniel (Ortega) para sacarlo hay que agarrar las armas. Nosotros los que trabajamos políticamente en la lucha cívica nos toca estar apagando el fuego, pero ellos (los sandinistas) le siguen echando gasolina y le siguen echando monte seco para encender la llama”, dijo Ramírez.

Esta es la primera vez que el FSLN gana la Alcaldía de Waslala, desde los años ochenta, cuando los alcaldes eran impuestos por la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, según recuerda Luis Fley, conocido como Comandante Johnson en las filas de la Contra.

Fley considera que la destrucción del monumento fue un acto de provocación de parte de los sandinistas y teme que los desmovilizados tomen represalias.

Borrar el pasado

Destruir las obras hechas por las anteriores administraciones es una de las características del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), liderado por Daniel Ortega. En 2007, cuando Daniel Ortega retornó al poder, mandó a destruir la fuente musical ubicada frente a la Catedral vieja de Managua, que el gobierno de Arnoldo Alemán (1997-2002) había construido. También desapareció el Parque de la Paz, emblemático del gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, en lo que parece un intento por borrar el pasado.

Votaciones irregulares

Aunque la oposición reconoció que el partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ganó la Alcaldía de Waslala, el alcalde saliente Luis Ramírez manifestó que en el proceso de votaciones se cometió un sin número de irregularidades que dejaron en duda los resultados electorales.

“El ratón loco fue totalmente puesto en evidencia como nunca antes; gente que no apareció en su Junta Receptora de Votos donde siempre había votado, no la dejaron votar a pesar de que había una Ley que decía que podían votar en su circunscripción, mientras que otros votaron hasta tres veces y se andaban burlando (de los opositores)”, relató Ramírez.

Qué opinas? Deja un comentario.